El Rey Miguel de Rumanía en una imagen de archivo. (Reuters)