El Rey Emérito posa junto al cardenal, el conde de Godó, y los patronos de la fundación Conde de Barcelona