Plaza Mayor n° 6, Soria, España

Archivos Diarios: 8 abril, 2017

8 04, 2017

Cuerpo Nobleza de Asturias. Celebración de la Jornada sobre las Revoluciones Rusas

Por |Sábado, abril 8, 2017|

Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias

Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias

Adjuntamos nota de prensa y fotografías del acto que éste Cuerpo de la Nobleza tuvo el honor de organizar

Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias

Celebración de la Jornada sobre las Revoluciones Rusas, de Catalina “la Grande” a Lenín

983876_1370888852988318_1816723502304245653_n

El pasado día 5 tuvo lugar, en el salón de actos del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, la celebración de la Jornada sobre las Revoluciones Rusas, de Catalina “la Grande” a Lenín, organizada por el Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, en colaboración con la Embajada de la Federación de Rusia.

La jornada, moderada por D. Salvador Heras, estuvo presidida por el Embajador de la Federación de Rusia, Excmo. Sr. Yuri P. Korchaguin, y por el Consejero Magistral del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, Excmo. Sr. D. Francisco de Borbón, Duque de Sevilla.

A comienzo del acto D. Jaime Díaz de Aracya, Conde de Carrión de Calatrava, dio la bienvenida en ruso a las autoridades y el público asistente. Posteriormente el D. Alfredo Leonard y Lamuño de Cuetos, Consejero de Relaciones Institucionales del Cuerpo de la Nobleza, leyó unas palabras explicando los motivos que impulsaron la realización de la Jornada, cediendo la palabra al Embajador de la Federación de Rusia, quien realizó una brillante e interesante intervención.

Comenzó la jornada en sí con la magnífica intervención del profesor D. Juan Luna, quien habló de las revoluciones nobiliarias en tiempos de Catalina la Grande.

Seguidamente el Duque de Sevilla presentó al conferenciante el reputado historiador D. Manuel Rodríguez de Maribona y Dávila, quien pronunció una interesante conferencia titulada “Nobleza y Revolución”.

Para finalizar intervino el historiador Mikhail Rossiyski, Primer Consejero de la Embajada de Rusia, que habló de los nuevos descubrimientos de la historia de las revoluciones rusas.

El acto fue clausurado, en nombre del Decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, por el moderador D. Salvador Heras y Moreno.

FOTOGRAFIAS DEL ACTO:

17800223_1370889262988277_799327329307188169_n 17796837_1370888906321646_3021382883145137716_n 17796182_1370889752988228_7522884706164116456_n 17796015_1370889009654969_8199031491116588412_n 17634585_1370889749654895_396200489228777192_n 17523587_1370889569654913_3330212305280592513_n 983876_1370888852988318_1816723502304245653_n

8 04, 2017

LA FIERA CALCATRIZ; por el Dr. D. José María de Montells y Galán

Por |Sábado, abril 8, 2017|

24

LA FIERA CALCATRIZ

Cuando descubrí que el Príncipe de Wied, efímero soberano de Albania, le había concedido un escudo de armas con el gallo dragonado como mueble principal a un antepasado mío, don Conrado Gimeno y Castriota, por mediar entre don Jorge Aladro y Castriota y el propio Guillermo de Wied, para que el jerezano dejase de reivindicar sus supuestos derechos al trono albanés, quise enseguida incorporarlo a mis armerías y así lo hice, en el ejercicio de mi derecho a asumir armas nuevas.

Luego, su uso fue sancionado por la voluntad soberana del Príncipe don Jorge de Bagration, Jefe que fue de la Casa Real de Georgia, querido y añorado amigo y el beneplácito de su hijo don David, actual Jefe de la Casa, por lo que se puede decir que es escudo concedido por un Fons Honorum incontestable.

Para describir al animal fantástico, utilicé el termino gallo dragonado, desdeñando la voz medieval castellana de calcatriz que me gusta mucho más, pero es menos descriptiva. Así, en 1999, cuando publiqué mi Diccionario Heráldico de Figuras Quiméricas, editado pulcramente en Zaragoza, por la benemérita Institución Fernando el Católico, definí al gallo dragonado en los siguientes términos: Se representa con el cuerpo y la cola de un dragón, alas de murciélago y cabeza de gallo. Es el rey de los seres serpentiformes y cuenta la fábula que nació de un huevo de gallina fecundado por una venenosa serpiente. Algunos autores le atribuyen la facultad de hablar.

17799154_923699681105714_6058125823107595596_n

El príncipe de Wied, cuando soberano de Albania, se lo dio como blasón a un tío abuelo mío. Viene pintado de sinople en la garantía expedida a mi nombre por el Cronista de Armas de Castilla-León. En las veladas invernales, tenemos largas conversaciones.

A la calcatriz, sin embargo, se le confunde en ocasiones con el basilisco y en otras, con una sierpe que se pinta de gules. Yo me inclino más por la solución de que calcatriz es la adaptación al español del término inglés, cocktrice, palabra caída en desuso por la falta de este animal fabuloso en la heraldería española.

No conozco otro ejemplo y eso que me he leído de cabo a rabo la obra de mi querido amigo y hermano en tantas cosas, Luis Valero de Bernabé, que ha hecho un exhaustivo recurrido por los muebles más comunes en la Ciencia Heroica de nuestro país. España, tan imaginativa y fabuladora, no ha gustado en general, de muchos de los animales fantásticos que viven en otras heráldicas. Debe ser que a nuestros compatriotas tanta irrealidad en sus armerías, les da repelús.

Hace poco le propuse a una bella dama que pintase sus armas propias con un bucentauro (el centauro que tiene cuerpo de toro) pero prefirió un abanico. Decididamente la calcatriz de mi escudo es una bestia desterrada de nuestros lares. La gente no debe saber que, una vez en confianza, la calcatriz te regala muchas satisfacciones. Gusta del morapio, burdeos o rioja y estudia antropología porque le intrigan los seres humanos. Cuando se embeoda, hipa de súbito, ya que padece flatulencia.

En tocante al futbol, sigue muy de cerca las actuaciones del Real Madrid y se disgusta un tanto cuando pierde. De pascuas a higos saca el mal carácter. Cuando se le nubla el entendimiento, por una falta de respeto o una excesiva familiaridad, se tira al cuello del interfecto, sin contemplaciones. Pero es de justicia, reconocerle que, en ciertas ocasiones, se muestra cariñosa y nostálgica. Una bestia muy contradictoria, como se ha visto.